domingo, enero 29, 2006

Jesus no juzga las apariencias


Al entrar Jesus en cafarnaum se le acerco un capitan de la guardia, suplican-
dole :"Señor, mi muchacho esta en cama,
totalmente paralizado y sufre terriblemente", Jesus le dijo : "Yo ire a sanarlo", -El capitan contesto : "¿Señor quien soy yo para que entres en mi casa? Di no mas una palabra y mi sirviente sanara (Mateo 8,5-8) (Vers.La Biblia de Latinoamerica)

Lo que mueve a Jesus a entablar conversacion con este centurion es que se demuestre que es no solo el es el salvador del pueblo de Israel sino de todo el mundo, para convencer al mundo que Dios si tiene compasion de su creacion y de cada individuo en particular. En principio nos damos cuenta que Jesus rompe las barreras que tenian los Judios de no entrar en las casas de los gentiles porque se creaba una "impureza" en el pueblo elegido, era tal las exigencias que les proponia la ley y los comentarios de la ley llegaron a pesar tanto como la ley de Moises misma los comentarios hacian que la ley y los mandamientos subieran hasta mas de quinientos que el pueblo debia acatar haciendo imposible que un no Judio llegase a integrar el pueblo elegido, es decir nadie podria encontrar la salvacion fuera de Israel.
Jesus por eso se presenta como la "puerta de las ovejas" el que abre el redil para todos los que no eramos del pueblo elegido.
Cristo nos propone que mas alla de las apariencias que mas alla de respetar la ley como un conglomerado monolitico que no cambia, sino que cambia transforma, cambia el corazon porque vive en el.
Jesus conocedor de la realidad de su pueblo sabia que lo que cambia al hombre es la fe en el no importa su condicion ni las circuntancias externas mas bien se traduce primero en cambio interior silencioso que bulle desde el corazon de las personas hasta "erupcionar" al exterior provocando una pequeña ola que al final crea un "Tsunami" capaz de arrasarlo todo.
El salvador nos muestra que la fe cuando vive en el corazon se "esculpe" la ley del amor en el tornandose petrea pero viva, cambiante, bullente , no como la fe que espera solo en hechos externos que no cambia el corazon.
Jesus les dice el texto de Isaias 29,13, " El culto que uds me rinden de nada me sirve ; las doctrinas que enseñan no son mas que mandamientos de hombres" (Mc 6,6-8).
E
n primer lugar nos llama a convertirnos corazon , no segun las apariencias externas, esto es lo que satisface al corazon de Dios .
Si el mismisimo Jesus no juzga segun las apariencias el juzga el corazon de cada uno de nosotros , no le impresiona las caracteristicas externas . (Continua arriba)

No hay comentarios.: